miércoles, 7 de mayo de 2014

Me voy detrás de un sueño

Hace mucho tiempo que no actualizo el blog.
Recuerdo que lo abrí en un intento de hacer pública mi colección pero las cosas han cambiado mucho desde entonces.
Empecé a coleccionar hace cinco años y medio, soñaba con tener muchas Nancys, cientos, y todos sus trajes.
Al principio mi colección aumentaba muy despacio pero a partir del segundo año todo se disparó y acabé teniendo más muñecas de las que había podido imaginar... y de las que podía atender.
Tenía todas las muñecas que fueron contemporáneas de Nancy con un gran número de trajes originales y no era una de cada, no; como mínimo éran dos de cada nombre aunque la mayoría superaba el trío y mejor no hablo de lo que ocupan los muebles de Lissi...
Después llegaron los Barriguitas, las Alinas, Laura de las Montaña, recortables, cromos... los juguetes de mis hijos... Los Nenucos, porque siendo madre ¿como me voy a resistir a tener toda la canastilla de estos bebés tan dulces?
Para terminar de rematar llegaron las reediciones de Nancy...
Mejor no seguir.
Demasiadas muñecas para lavar, peinar, cambiar de ropa y tener expuestas en buenas condiciones, demasiado tiempo el que necesitaban y demasiado espacio el que ocupaban.
Hace mucho tiempo, demasiado, que tuve un sueño. Fué antes de las muñecas y nada tenía que ver con ellas. He dejado ese sueño olvidado muchos años pero ahí estaba el día que entré en el cuarto de las muñecas y valoré mi colección, pensé que el dinero que sacase por ellas me acercaría el sueño... ¡¡¡NO!!! ¡No me lo acercaría, me lo pondría en las manos!
Mi marido me animó a luchar por ese sueño, me dice que es una forma de asegurarle el futuro a mis hijos y demostrar lo mucho que valgo (este hombre me mira con muy buenos ojos).
Así que no me queda más que deciros que sigáis sin mi.
Me gustan las muñecas, me gustaba lavarlas, peinarlas, cambiarlas de ropa, arreglarlas, hacerles fotos (aunque confieso que me gustaba hacer todo eso en soledad, por eso el blog nunca prosperaba) pero esta no es una u otra oportunidad es LA OPORTUNIDAD y tengo la obligación de aprovecharla.
Esto supone dejar de coleccionar y vender mi colección pero merecerá la pena.
Muchas gracias a l@s que habéis estado y a los que no, entre tod@s siempre me habéis motivado para seguir y espero que ahora me motivéis para dejarlo.
Desde los foros ya lo había dicho y ya había leido vuestros mensajes de ánimo pero ahí todavía creía que solo sería una parte de mi colección, hoy ya sé que es practicamente en su totalidad pero lo más importante es que merecerá la pena.
Un millón de besos y espero que disfrutéis con las fotos que voy a ir poniendo de muchas de las muñecas que se van y que se quedarán.